Lionel Montiel

La Matanza ¿capital del peronismo?

Desde 1983 La Matanza es gobernada por el peronismo, habiéndose ganado el título de ser su capital nacional por sus contundentes victorias a lo largo de cada elección. En total fueron seis los intendentes peronistas que han liderado el palacio Almafuerte de la localidad cabecera de San Justo; Federico Pedro Russo dos mandatos (1983-1987 y 1987-1991), Héctor Carlos Cozzi  dos mandatos (1991-1995 y 1995-1999), Francisco Dileva mandato interino tras la destitución de Cozzi (1999), Alberto Balestrini un mandato y medio (1999-2003 y 2003-2005), Fernando Espinoza dos mandatos y medio concluidos y uno más iniciado en 2019 (2005-2007, 2007-2011, 2011-2015 y 2019-2023) y Verónica Magario un mandato (2015-2019). A su vez el peronismo matancero por su peso político en la provincia ha ubicado dos vicegobernadores, Balestrini (2007-2011) y Magario (2019-2023). También obtuvo la Presidencia de la Honorable Cámara de Diputados de la Nación en una oportunidad explicitamente (Balestrini 2005-2007) y otra implicitamente con Alberto Reinaldo Pierri (1989-1999). El caso de Pierri hay que aclararlo, ya que a pesar de ser de Banfield, fue el padrino político de Héctor Cozzi, y el verdadero hombre fuerte de la política matancera durante la década del 90.
Durante la primer década desde 1983, el principal opositor al peronismo fue la Unión Cívica Radical, aunque con fuerte decaimiento desde 1989 a 1993, y desplazada en 1995 por el Frente País Solidario (FREPASO). La UCR nunca más recuperaría ese segundo lugar de poder, con la excepción de 1997 y 1999 donde compartio en alianza con el FREPASO dos elecciones muy ajustadas contra el peronismo.
En el gráfico siguiente podemos visualizar el historial de resultados desde 1983 a 2019, con el porcentaje de votos obtenido por la primera, segunda y tercera fuerza a nivel distrital.
Fuente: Elaboración propia en base a datos de la Junta Electoral de la Provincia de Buenos Aires.

Algunos aspectos resaltables: hubo una elección donde el peronismo no obtuvo el primer lugar, fue en 1985, pleno auge alfonsinista, donde se impuso con 33 puntos la UCR en un escenario de un peronismo dividido que obtuvo 30 y 15 puntos respectivamente. Dado que fue una elección legislativa, y a pesar de la derrota, el peronismo conservaba la intendencia y mayoría en el Honorable Concejo Deliberante (HCD).

Otro dato a destacar es la variación entre elecciones con victorias parejas y victorias aplastantes del peronismo. Las elecciones más parejas fueron las legislativas de 1997 y la ejecutiva de 1999, ambas con la Alianza (UCR, FREPASO y otros) como principal contrincante.
Tras la crisis del 2001, se denotan pronunciadas victorias del peronismo, en gran parte por la debilidad y fragmentación opositora, siendo la elección del año 2011 la de mayor diferencia entre el peronismo y la segunda fuerza con 53 puntos de distancia (61 a 8).
En 2013 una fuerza opositora logra superar el 38% integrada por un peronismo disidente y otros aliados enrolados en el Frente Renovador. En las próximas 3 elecciones (2015, 2017 y 2019), la alianza Cambiemos logró consolidarse como segunda fuerza no bajando de los 25 puntos en las generales, lo que le permitió sumar varios concejales, teniendo a enero del 2020 un bloque de 5 concejales contra 18 del peronismo oficialista, más otro concejal independiente, conformándose así las 24 bancas.
Sobre la composición del peronismo oficialista, es importante aclarar que enrolados en el Partido Justicialista como principal herramienta partidaria, sólo 4 veces se presentaron a elecciones locales con la histórica lista 2 del PJ (1983, 2001, 2003 y 2009). En las demás elecciones el peronismo se presentó como frente.
En el siguiente cuadro puede visualizarse la primera, segunda y tercera posición electoral en cada elección desde 1983 a 2019.

Fuente: Elaboración propia en base a datos de la Junta Electoral de la Provincia de Buenos Aires.
No está por demás mencionar, que analizar los factores por los cuales el peronismo se impone consecutivamente, merece un análisis más profundo y que en cada elección se condiciona por la coyuntura nacional, provincial y local, de hecho, tanto las veces que el oficialismo obtuvo rotundas victorias, por lo general se dieron victorias en simultáneo en los niveles nacional y provincial (1989, 2011 y 2019),  mientras que cuando las disputas locales fueron un poco más parejas, se dio lo mismo en los otros niveles de gobierno (1983, 1997, 1999 y 2013).
Seguramente se pueden encontrar paralelismos sobre la fortaleza del peronismo a lo largo del tiempo, incluso hasta se podría indagar en factores culturales de un segmento de la población y que son proclamados en campañas permanentes en los barrios a través del famoso «aparato» territorial. Esto significa que indagar sobre el peronismo matancero implica mucho más que reveer los números electorales. Esto será merecedor de una futura publicación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.